Es real. Es común. Y lo más importante: es reversible. 

 

Usted puede prevenir que la prediabetes se convierta en diabetes tipo 2 o retrasar su aparición con cambios en su estilo de vida que son simples pero de comprobada eficacia.

Increíble pero cierto: 86 millones de adultos en los EE. UU. —más de 1 de cada 3— tienen prediabetes. Es más, nueve de cada diez personas con prediabetes  no saben que la tienen. ¿Podría ser usted una de ellas? Siga leyendo para conocer la información y qué puede hacer para mantenerse sano.

La prediabetes es preocupante

No se deje engañar por el prefijo “pre”: la prediabetes es una afección grave en la que los niveles de azúcar en la sangre son más altos que lo normal, pero todavía no tan altos como para diagnosticar la diabetes. Las personas con prediabetes tienen mayor riesgo de presentar diabetes tipo 2, enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

Tipo 1 y Tipo 2: No es lo mismo

  • Muchas personas no se dan cuenta de que el tipo 1 y el tipo 2 son diferentes tipos de diabetes.
  • Cerca del 90 al 95 % de las personas con diabetes tiene el tipo 2 y cerca del 5 % tiene el tipo 1.
  • El tipo 1 es causado por una reacción inmunitaria y todavía no se puede prevenir; el tipo 2 puede ser prevenido o retrasado con cambios de estilo de vida.
  • El tipo 1 con frecuencia se presenta rápidamente y tiene síntomas graves; el tipo 2 es una enfermedad gradual que se desarrolla a lo largo de muchos años.
  • El tipo 1 se presenta más frecuentemente en los niños, adolescentes y jóvenes adultos; el tipo 2 se presenta más frecuentemente en las personas de más edad (aunque cada vez más niños, adolescentes y jóvenes adultos tienen la enfermedad).
  • Las personas que tienen diabetes tipo 1 deben usar insulina todos los días para sobrevivir.
  • La prediabetes puede convertirse en diabetes tipo 2, pero no en diabetes tipo 1.

Sepa más* sobre diferentes tipos de diabetes y sus tratamientos.

La prediabetes pasa desapercibida

Usted puede tener prediabetes durante años sin presentar síntomas claros, por lo que frecuentemente no se detecta hasta que aparecen graves problemas de salud. Por eso es importante hablar con su médico para que se le haga una prueba de azúcar en la sangre si presenta alguno de los siguientes factores de riesgo de la prediabetes:

  • Tener sobrepeso
  • Tener 45 años o más.
  • Tener uno de los padres, un hermano o una hermana con diabetes tipo 2.
  • Realizar actividad física menos de tres veces a la semana.
  • Haber tenido alguna vez diabetes gestacional (diabetes durante el embarazo) o haber dado a luz a un bebé que pesó más de 9 libras.

La raza y el grupo étnico también son factores: los afroamericanos, los hispanos o latinoamericanos, los indoamericanos, los isleños del Pacífico y algunos asiaticoamericanos tienen un riesgo más alto.

¿Está listo para conocer cuál es su riesgo? Conteste el cuestionario enDoIHavePrediabetes.org y asegúrese de compartir los resultados con su médico.

Es más difícil vivir con la diabetes que con la prediabetes

Aunque las personas con prediabetes ya tienen un mayor riesgo de enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares, todavía no tienen que manejar los graves problemas de salud que conlleva ladiabetes.

La diabetes afecta a los principales órganos del cuerpo. Las personas con diabetes a menudo presentan graves complicaciones, como insuficiencia renal, ceguera y daño en los nervios. El daño en los nervios puede llevar a la amputación de un dedo del pie, de un pie o de una pierna. Algunos estudios sugieren que la diabetes duplica el riesgo de depresión, y ese riesgo aumenta a medida que aparecen más problemas de salud relacionados con la diabetes. Todos pueden reducir considerablemente la calidad de vida.

 

Fuente : FDA